El estigma del VIH afecta también a las mujeres y personas mayores