d
c

Disfrute una vida saludable con VIH

Compartir: Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus

Hoy en día, llevar una vida saludable con VIH es una de las principales metas para las personas seropositivas. Gracias a los avances en el tratamiento del VIH, disfrutar una vida larga y saludable no solo es posible, sino que en la mayoría de los casos puede esperarse. Siga estos pasos para iniciar el tratamiento, lograr la supresión viral y prevenir la transmisión del VIH a otras personas.

  • Una vez haya sido diagnosticado con VIH, busque un médico y obtenga tratamiento de inmediato, aun cuando se sienta bien. Debido a los avances en el tratamiento, muchas personas seropositivas disfrutan una vida larga y plena. Recibir tratamiento también reduce considerablemente la probabilidad de que usted transmita el VIH a otras personas. Sin tratamiento, el VIH puede dañar su sistema inmunitario y llevar al SIDA.

    Notifique a su pareja o parejas
    Una vez haya sido diagnosticado con VIH, usted y su médico podrán decidir sobre la mejor manera de notificar a su pareja o parejas sexuales. Deberá informar de su estado seropositivo a sus parejas sexuales y a las personas con las que haya compartido agujas o jeringas, y animarles a que se hagan la prueba del VIH. La mayoría de los departamentos de salud y clínicas de atención al VIH cuentan con un sistema de notificación anónima a su disposición; se informa a sus parejas sexuales de su exposición al virus, pero no se revela quién facilitó su nombre o cuándo ocurrió esta exposición. Si aún no lo hizo, adopte estrategias para el sexo seguro, tales como el uso de condones.

  • Al inscribirse en Illinois HIV Care Connect, usted recibirá servicios de administración de casos médicos de forma confidencial y gratuita. Además, podría ser elegible para distintos recursos de atención de la salud y otros servicios que ayudan a alcanzar la salud óptima y la autosuficiencia.

    El administrador de casos médicos que le asigne HIV Care Connect y su médico pueden ayudarle a manejar muchos de los desafíos de vivir con el VIH, incluido qué debe hacer para lograr la supresión viral y el impacto que podría tener el VIH en su salud mental. Asimismo le orientarán sobre otros servicios que pueda necesitar. Por ejemplo, distintos programas como los de asistencia con medicamentos contra el SIDA de Illinois (programa ADAP de asistencia con medicamentos), Ryan White Parte B, continuidad de cobertura de seguro médico (programa CHIC de asistencia con primas), y oportunidades de vivienda para personas con SIDA (Housing Opportunities for Persons With AIDS, HOPWA) brindan asistencia a las personas seropositivas.

    Ubique la oficina de Illinois HIV Care Connect más cercana.

  • Usted puede optar por seguir bajo el cuidado de su actual médico, o el administrador de casos médicos que le asigne Illinois HIV Care Connect puede ayudarle a localizar a un médico si necesita ayuda. El profesional de su elección deberá tomar su historial médico, realizar un examen físico y hacer las pruebas adecuadas, incluidos el recuento de linfocitos CD4, la prueba de la carga viral y la prueba de farmacorresistencia. Los resultados proporcionarán un valor de referencia para pruebas futuras.

    Es importante que aprenda todo lo posible sobre esta afección y las opciones de tratamiento. No dude en hacer cualquier pregunta que pueda tener. Las mujeres deberán hacerse la prueba de embarazo y un examen ginecológico que incluya la prueba de Papanicolaou.

    Para informarse sobre la importancia de mantenerse en tratamiento, consulte la sección Manténgase en tratamiento del sitio web de Illinois HIV Care Connect.

  • Si se le ha diagnosticado el VIH, usted debería comenzar a tomar medicamentos contra el VIH lo antes posible.

    Las investigaciones han demostrado claramente que tomar medicamentos contra el VIH mejora la salud de las personas que viven con VIH y reduce considerablemente las muertes relacionadas con el virus. Los resultados del estudio denominado Calendario estratégico del tratamiento antirretroviral (START, por sus siglas en inglés) divulgados en 2015 demostraron considerables beneficios para la salud de las personas seropositivas si empiezan a tomar medicamentos contra el VIH con la menor demora posible.

    Los resultados de este estudio respaldan que se trate a las personas que viven con VIH cuando el recuento de linfocitos T CD4+ —una medida clave de la salud del sistema inmunitario— es más elevado, en lugar de esperar a que el recuento de CD4+ caiga a niveles más bajos. Asimismo, el estudio START demostró que los medicamentos contra el VIH reducen el riesgo de transmitir el virus a las parejas sexuales que no estén infectadas.

    Una vez que empiece a tomar los medicamentos contra el VIH que hayan elegido usted y su médico, deberá seguir tomando este tipo de fármacos por el resto de su vida. Aunque los nuevos medicamentos contra el VIH son más fáciles de tomar, comenzar un tratamiento suele representar un ajuste considerable en su estilo de vida. Algunos medicamentos contra el VIH deben tomarse varias veces al día según un horario específico y podrían requerir un cambio en su alimentación, su horario de comidas y la toma de otros fármacos.

    Además de los efectos deseados, los medicamentos contra el VIH podrían causar efectos secundarios, incluidos efectos que podrían ser graves. Si la supresión del virus del VIH no es completa, puede desarrollarse farmacorresistencia que podría limitar sus opciones de tratamiento en el futuro.

    Seguir estrictamente su régimen de tratamiento, lo que se conoce como observancia o cumplimiento, le ayuda a prevenir la farmacorresistencia. Si usted se salta alguna dosis, podría desarrollar cepas de VIH resistentes a los medicamentos que está tomando en la actualidad o a los que podría necesitar en el futuro. La observancia del régimen de tratamiento maximiza sus posibilidades de éxito a largo plazo en el manejo de esta afección.

    Con el tiempo, su médico realizará periódicamente el recuento de linfocitos CD4, la prueba de la carga viral y la prueba de farmacorresistencia, a la vez que supervisa su estado de salud general y el resultado de los exámenes físicos. Su médico le recomendará que continúe con su tratamiento o que lo modifique, según qué tan bien reaccione al mismo.

    Para las mujeres embarazadas, que estén amamantando o que planeen quedar embarazadas
    Las investigaciones también han demostrado que las mujeres embarazadas que viven con VIH pueden mejorar su salud y reducir en gran medida las probabilidades de transmitir el virus a sus bebés tomando medicamentos contra el VIH antes, durante o después del nacimiento. Si una mujer toma medicamentos contra el VIH tal y como fueron recetados durante el embarazo, el trabajo de parto y el parto, así como al amamantar, el riesgo de transmitir el VIH al bebé puede ser del 1 por ciento o inferior.

    La efectividad de los medicamentos contra el VIH para prevenir transmitir el virus a los bebés es mayor cuando la mujer inicia este tratamiento farmacológico antes de quedar embarazada o lo antes posible durante el embarazo. No obstante, tenga en cuenta que las mujeres que empiezan a tomar estos medicamentos durante el trabajo de parto o poco después del nacimiento del bebé también pueden obtener beneficios importantes.

  • Una vez que su médico le haya recetado medicamentos contra el VIH, usted deberá tomarlos siguiendo exactamente las instrucciones. Si se salta tan siquiera una dosis, le da al VIH la oportunidad de reproducirse más rápidamente, lo que aumenta el riesgo de trastornos asociados con el SIDA. El objetivo del tratamiento es lograr la supresión viral, lo que significa que el VIH no se reproduce y que la carga viral se encuentra en un nivel indetectable.

    Tomar regularmente medicamentos contra el VIH reduce la probabilidad de transmitir el VIH a otras personas
    Al tomar sus medicamentos contra el VIH regularmente, reducirá considerablemente su probabilidad de transmitir el VIH a otras personas. Dos estudios denominados HPTN 052 y PARTNER, cuyos resultados fueron divulgados en 2016, hallaron que las personas seropositivas que habían logrado la supresión viral transmitían cero infecciones a sus parejas. En el estudio participaron tanto parejas heterosexuales como homosexuales. La supresión viral significa que la cantidad de VIH en la sangre es muy baja.

    Infórmese sobre la supresión viral consultando la sección sobre supresión viral del sitio web de Illinois HIV Care Connect.

    Considere el uso de la PrEP
    Hable con su médico sobre la PrEP (profilaxis preexposición), una estrategia de prevención que consiste en proporcionar medicamentos contra el VIH a su pareja seronegativa para protegerla contra la infección por el VIH. Estudios médicos han demostrado que la PrEP es altamente efectiva en la prevención del VIH cuando se usa tal y como fue recetada. La PrEP es mucho menos efectiva cuando no se toma de forma continua.

    El uso diario de la PrEP puede reducir el riesgo de contraer el VIH mediante la actividad sexual en más del 90 por ciento y mediante el uso de drogas inyectables en más del 70 por ciento. La PrEP, en combinación con el uso de condones y otras estrategias de prevención del VIH, puede reducir el riesgo aún más.

    Los médicos también pueden recomendar la PrEP para personas en alto riesgo de infección por el VIH, por ejemplo las personas que:

    • Mantienen una relación sexual estable con una pareja seropositiva
    • Tienen más de una pareja sexual, en particular individuos que no han demostrado ser seronegativos mediante la prueba del VIH
    • Han tenido sexo anal con un hombre sin usar condón en los últimos seis meses
    • Han sido diagnosticadas con una enfermedad de transmisión sexual (ETS) en los últimos seis meses
    • Se han inyectado drogas en los últimos seis meses
    • Han compartido agujas o utensilios para preparar drogas, o se sometieron a tratamiento de drogadicción en los últimos seis meses
    • Han tenido relaciones heterosexuales sin usar condón con parejas cuyo estado con respecto al VIH desconocían

    Infórmese sobre la PrEP y otras estrategias de tratamiento como prevención consultando la sección sobre tratamiento como prevención del sitio web de Illinois HIV Care Connect.

Definiciones

(Estas palabras aparecen en negrita en el texto principal)

Prueba de farmacorresistencia – Una prueba que determina si una cepa de VIH es resistente a algún medicamento contra el VIH.

Prueba de la carga viral – Una prueba que mide la cantidad de VIH en una muestra de sangre e indica qué tan bien está controlando el virus el sistema inmunitario.

Prueba de Papanicolaou – Un método de examen de las células para la detección temprana del cáncer uterino.

Recuento de linfocitos CD4 – El número de linfocitos CD4 en una muestra de sangre. Los linfocitos CD4 son glóbulos blancos que combaten las infecciones. El VIH destruye los linfocitos CD4, lo que debilita el sistema inmunitario.

SIDA – La fase más grave de la infección por VIH. El SIDA es consecuencia de la destrucción del sistema inmunitario de la persona infectada.

Sistema inmunitario – El sistema de defensas del cuerpo. Las células del sistema inmunitario combaten las infecciones y otras enfermedades. Si su sistema inmunitario no funciona correctamente, usted está en riesgo de contraer infecciones y enfermedades graves que ponen en peligro su vida. El VIH ataca y destruye las células del sistema inmunitario que combaten las enfermedades, lo que debilita las defensas del organismo.

Terapia antirretroviral – Medicamentos que interfieren con la replicación, o reproducción, de los retrovirus y desaceleran la progresión de la enfermedad. El VIH es un retrovirus. Usted y su médico determinarán el momento adecuado para comenzar el tratamiento con este tipo de fármacos, según su estado de salud general, el nivel de virus en la sangre y qué tan bien esté funcionando su sistema inmunitario.

Valor de referencia – Una medición inicial que se realiza antes de comenzar el tratamiento y que sirve de nivel de referencia en el control de la infección por VIH.